lunes, 17 de junio de 2019

WikiBar y las estrellas (algunas cantinas de Terán)

La Colmena. Terán. Cerrado permanentemente.

Zapping
·       WikiBar y las estrellas (algunas cantinas de Terán)

Vladimir González Roblero

Uno
Las redes sociales virtuales, tecnología, teléfonos celulares, aplicaciones y esas vainas, de algún modo han marcado la emergencia del ciudadano común en los procesos de comunicación a gran escala. Lo vemos en el feis y el tuiter, donde la generación de contenidos como imágenes, audio, video y textos por parte de cualquiera de nosotros contribuye al diálogo en el ámbito de lo público.
Una de las características de esta nueva era de la comunicación, además de lo antes dicho, es lo que se conoce como wikis. Con ello quiero referirme al trabajo colaborativo que se establece en comunidades virtuales. Entre todos ayudamos a localizar personas, denunciar el abuso de las autoridades o recomendar lugares.
Un ejemplo, y sobre éste sigo: la aplicación Maps frecuentemente sugiere visitar lugares, tiendas, restaurantes y otros. La mayoría de ellos están bien calificados, con esas famosas estrellitas que van del 1 al 5. Nos orienta para tomar una decisión con base en la opinión de los usuarios. Asimismo, registra las visitas que hacemos a establecimientos, aunque sólo estemos cerca de ellos.
Revisé mi timeline de esta aplicación, y aquí van algunas de mis aportaciones.

Dos
Sin el Vale no vale. En Terán, viniendo del Libramiento Sur, sobre el costado izquierdo se ubica el Bar Bocanegra. A pocos metros de la universidad, no debería estar ahí. Pero supongo que debe ser frecuentado por sus alumnos. Yo estuve un sábado. Vacío. Pedimos unas cervezas, con botana algo desabrida. Sonaba música, rock sobre todo. Pero llegó el momento de cambiar el playlist. Llamamos al mesero y le pedimos unas del Vale, el gallo de oro. Nos dijo que no había de esas. Notamos que su rockola estaba conectada al internet. Argumentó algo así, no me acuerdo, que esa música no era parte del concepto del bar. ¡Chale!, pagamos y adiós. Por algo no tiene reseña alguna en Maps.
A la vuelta hay otra cantina. Se llama El perro salado II o El pechugas. Tiene doce opiniones y promedia 2.7 estrellas. Pero ante la experiencia reciente, tres estrellas son buenas: cerveza fría y música de cantina.

Tres
En esa misma zona se ubica el bar Las Tarimitas, el mismo que hace poco fue cerrado por haberse acusado a sus trabajadores de robo. Al poco tiempo lo volvieron a abrir. Pues bien, tiene 129 opiniones, la mayoría favorables, con un promedio de 3.9 estrellas. Un usuario: “Para mí es el mejor lugar de Terán city”. Otros destacan sus costos bajos, sobre todo en botana. Al entrar, el personal hace una revisión de bolsos. Es un espacio grande. El lugar se llena hacia las 6 de la tarde, sobre todo de estudiantes. La música muy alta, ideal para hablarse a gritos.
Nota mental: cuando regreses, recuerda hacer bien las cuentas. Cobraron cervezas de más. Dos estrellas.

Cuatro
Más adelante, después del parque de Terán, está el bar Las Gemelas. No tiene registro en la aplicación, pero se describen como “botanero clásico”. Tasajo rico y cerveza fría, como debe ser. Música en vivo. Los artistas actúan entre las mesas y a veces gritan en el oído de los comensales. HashTag ConLosBolosNo. Tres estrellas para cuando aparezca en Maps.
Del lado contrario, por el rumbo del Cobach, otra vez las escuelas, está La Peligrosa. Sirven unos caguamones como michelada. Tal parece que por eso se distinguen. Casi todos los asistentes tienen en sus mesas esos vasotes llenos de cerveza, clamato y salsas. Los comentarios destacan las botanas y algunos critican la cantidad de hielo en las miches. Tal vez por eso tiene 3.9 estrellas de 177 opiniones. Tenga tres más. 
¡Salud!

Tuiteo como @vlatido

jueves, 25 de abril de 2019

Jessica, my love


Zapping
·       Jessica, my love
Vladimir González Roblero



Uno
Somos ficciones. Hace días, en tuiter se desató la polémica respecto a una anécdota de la comunidad judía en México (sigue el hilo aquí: http://bit.ly/2UZpgvN). Hechos e imaginaciones más o menos, la pequeña historia mezclaba el éxodo judío, escapando de Egipto hacia tierra prometida. Esa tierra la hallarían, según el relato en disputa, donde se encontrara un águila sobre un nopal devorando una serpiente.
            Lo anterior me evoca que nos construimos de historias, nos contamos. Cada una de ellas implica una representación, una ficción. Los historiadores culturales, esos caballos negros, nos recuerdan a cada rato el asunto de los relatos en nuestra cotidianidad, en nuestro pasado y hacia delante. Narraciones que entremezclan la realidad y la fantasía, donde sus fronteras se pierden cuando de identidades se trata.

Dos
¿Recuerdan a Betty Boop? Se trata de un personaje de ficción de la cultura pop norteamericana. Su éxito, a partir de la década de 1930, se debió a su imagen provocativa, mujer sexi. Aunque se inspiró en una actriz estadunidense, el dibujo animado es completamente ficticio, es decir, no guarda una relación de coincidencia con su modelo. (Mira aquí una historia: http://bit.ly/2GHlcr5)
            Por su imagen, más de uno a la fecha ha fantaseado con ella desde su lugar en la vida real. Seguramente eso quiso contarnos Jaime López, el cantautor mexicano, con su canción de añoranza titulada “¿Qué fue de la gran Betty Boop?”. Tarareo su letra:
Me he enamorado de muchas estrellas
en el burlesque, en el teatro, en el cine
de la pantalla a los magazines
toda mi vida no he visto más bellas
(…)
Pero de todas y esto es el colmo
de carne y hueso no es la que adoro
tal vez es su voz, tal vez es su look
dime qué fue de la gran Betty Boop
(Escúchala completa: http://bit.ly/2vldlci)



Tres
De esas ficciones nos hemos prendado, sobre todo en la juventud y primeros chalecos de dormir. Las revistas para adultos, ese eufemismo pornográfico, solían publicar en sus páginas centrales posters ad hoc. Mujeres de carne y hueso, cierto, pero convertidas en representaciones de todos los carnales instintos. Ficciones pues. Además, éstas han sido materiales para húmedos sueños y se anidan en la memoria de la secu. Muchas amistades se construyeron en el mercado negro de las revistas, y muchos amores se esfumaron al descubrir estas y otras obscenidades. Estas ficciones también son parte de las historias juveniles.
            De esos posters llamados centerfold, trata el blues de la mítica El Personal. Vuelvo a tararear:
Así te quería, de papel
Así te quería, de papel
Te escondía debajo de la cama
Te sacaba de noche y de mañana,
y contigo cómo me divertía.
Cómo me divertía
Así te quería sin hablar
Yo nunca en la vida te escuché
Desdoblaba poco a poco tu retrato
Me servías muy bien de pasarrato
Eras mi amante...
...de papel couché
(De papel couché.)
(Escúchala completa: http://bit.ly/2vnayzy).


Cuatro
Otros personajes de revistas llegaron tarde a mi vida. Se trata de los surgidos en los cómics. Fue una tarde que me senté a ver Netflix. Puedo decir sin rubor que la primera serie que vi en un atracón fue Jessica Jones (Mira el tráiler: http://bit.ly/2IHHTxA). Es una superheroína, de esas que salvan al planeta. Su cualidad no sólo es la fuerza física, ni la resistencia a los golpes. Esas las tiene cualquier superhéroe. Más bien tiene la habilidad de andar briaga mientras resuelve casos, no cambiarse la chamarra ni los pantalones y, paradójicamente, odiar al mundo.
            A nadie le gustan las comparaciones, pero la verdad es una antiheroína, cuyo personaje se asemeja a los surgidos de la pluma de cierto escritor del realismo sucio. Tal vez por eso, según mi bitácora, miré cada una de sus dos temporadas en el transcurso de una semana, de las que al final terminé repitiendo su nombre como adolescente.      
           


Tuiteo como @vlatido