lunes, 6 de junio de 2011

Tres


Zapping
  • Tres
Vladimir González Roblero

La discusión sobre los valores universales o absolutos no es nada nueva. No por eso deja de ser actual. De este lado están quienes dicen que existen valores o modos de apropiarse del mundo que se encuentran en todas las sociedades, estén éstas ubicadas en tiempos y espacios distintos. De aquel otro, quienes sostienen que las sociedades generan valores o modos de apropiarse del mundo distintos, según tiempos y espacios determinados. Los hay quienes, para conciliar ambas posturas, no llaman ni universales ni históricas a dichas formas de apropiación, sino transculturales. Aceptan que existen formas o valores que aparecen en todas las sociedades, que incluso se les nombra igual, pero que en cada una de ellas adquieren matices particulares que los diferencian.
            Lo cierto es que cotidianamente esta discusión se obvia, o no nos detenemos en ella. Es tan cotidiano el asunto que lo asimilamos en función de nuestro paradigma occidental. Algunos ejemplos:

La selección femenil de futbol de Irán perdió en la mesa un partido eliminatorio ante Jordania rumbo a las Olimpiadas a realizarse en Londres en el 2012. La razón: el uniforme de las iraníes no era el adecuado y violaba los reglamentos de la Federación Internacional de Futbol (FIFA). Las iraníes saltaron al terreno de juego con burka, una especie de velo que les cubre la cabeza y la cara, con las piernas cubiertas de tal modo que no expusieran ninguna parte de su cuerpo, salvo, en este caso, el rostro. Todo con la finalidad de respetar las leyes de la religión musulmana. La FIFA, al considerar que violaba sus reglamentos, otorgó el triunfo al equipo rival por tres goles a cero. ¿Habrase visto en la cultura occidental, en los partidos de futbol, semejante vestimenta? Los musulmanes piden que se modifique dicho reglamento.

*
El historiador mexicano Edmundo O’Gorman discute, desde su perspectiva situada, cuestiones relativas a la estética y al arte entre las culturas prehispánicas. En su libro El arte o de la monstruosidad, en el último ensayo que precisamente da nombre al texto, reflexiona el shock occidental ante las figuras “monstruosas” que representaban a ciertas deidades. Dicho shock se encargó de negar, de entrada, que estas representaciones no eran objetos artísticos, sino todo lo contrario: herejes. La idea occidental del arte se asociaba frecuentemente con lo bello, sin pensar en otras categorías estéticas. Y lo bello se asociaba con el bien. La idea de belleza era la clásica griega: perfección, simetría, consonancia.

*
En estos días, en las redes sociales, algunos usuarios discutieron brevemente eso que se llama periodismo cultural. La discusión está contextualizada en un foro sobre periodismo cultural en Chiapas que se llevará a cabo en breve en Tuxtla Gutiérrez. El iniciador de la discusión hacía referencia a que el periodista cultural, por estar íntimamente relacionado con las artes, terminaba por creerse artista. La confusión que encuentro es que a veces se suele asociar la cultura con las artes. Esta idea era común en el siglo XIX en Occidente. De aquí viene precisamente la distinción entre bellas artes y cultura popular. Quienes cultivaban las famosas bellas artes era la “gente culta”, generalmente pertenecientes a la burguesía industrial: eran ellos quienes dedicaban su tiempo libre, es decir, todo su tiempo, a “cultivarse”. Los demás no tenían nada más que trabajar. La idea de la cultura occidental, ésta que he dicho, se trasladó a la América Latina donde aun hoy suele reproducirse.


Sígueme en tuiter: @vlatido
www.facebook.com/vlatido

4 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Baya hace poco vi un documental donde un tipo (cuyo nombre no recuerdo ahora) trataba de descifrar porque fue la cultura occidental la que dominó y no las otras culturas o porque los aztecas y demás culturas precolombinas no habían conseguido la tecnología que los griegos, egipcios y romanos, realmente su teoría me pareció muy lógica, creíble y por demás interesante... el libro de este historiador mexicano es fácil de conseguir??

    ResponderEliminar
  3. Magno: No sé a quién te refieres. El ensayo de O'Gorman es bastante breve, te lo puedo proporcionar.
    SAludos

    ResponderEliminar