lunes, 15 de agosto de 2011

Ocho


Zapping
  • Ocho

Vladimir González Roblero

El historiador francés Marc Bloch es autor, entre otros libros harto importantes, de Los reyes taumaturgos. En él plantea una historia de larga duración emparentada con las mentalidades: es la historia de reyes medievales a quienes se les atribuía la capacidad de curar a sus súbditos con sólo tocarlos. Esta creencia, dice Bloch, aún estaba vigente hacia mediados del siglo XIX. Lo anterior se entiende, en el marco de la historiografía, porque existen estructuras, en este caso mentales, que el tiempo tarde en desvanecer… son de lento transcurrir. Pongamos los ojos, como lo hizo Bloch, en este tipo de creencias manidas como, quizá, actuales.

*
Cuando jugaba para presidente de la República, en 2006, Andrés Manuel López Obrador, el Peje, llegó a decirse a sí mismo “rayo de esperanza”. En uno de sus mítines, en los que abarrotaba, dijo que su movimiento representaba esa esperanza para los pobres que los demás candidatos, incluido el actual presidente gris Calderón, no ostentaban. De tintes mesiánicos este dicho, levantó infinidad de críticas, como era de esperarse, de la derecha y de grupos reaccionarios. Aun sí, en la refriega, dice Krauze, “un grupo de ancianas portaban un letrero que decía ‘Que Dios te cuide, rayito de esperanza”’.

*
También discurso mesiánico, en este tenor, puede considerarse el que enarboló en el 2000 el ex gobernador de Chiapas Pablo Salazar Mendiguchía. Llegó cobijado por lo que se llamó “Movimiento de la esperanza”. Entonces se dijo que había amalgamado a grupos de distinto sino que posibilitaron su arribo al poder. Dicen inició con el pie izquierdo con un discurso incendiario que quizá avivó la esperanza de muchos y convirtió desde entonces en cenizas la de otros. Obrador no fue presidente, y quizá aun juegue con ese discurso; Salazar llegó a gobernador y todos sabemos ya la historia.


*
Hace unos días, pocos, seguía a través de tuiter la crónica hiperinmediata, escrita a pedacitos, de lo que sucedía en una sesión del Congreso de Chiapas. Los periodistas que presenciaban y cubrían la fuente tuitearon, palabras más palabras menos, que Juan Sabines Gutiérrez, padre del actual gobernador de Chiapas y ex gobernador él mismo, era considerado, entre la chiapanecada, según diputado, como un santo. Pasumecha. Un diputado de nombre Carlos Valdez dizque dijo en muchas casas hay una imagen de Sabines y “lo tienen como si de un santo se tratara”. ¿Será por eso que una colonia de Tuxtla se llama San Juan Sabinito? ¿O ahora llamarán Patria Nueva de San Sabines Jr? ¡Gulp!
            Ya lo hizo ver Bloch: estructuras mentales de lento transcurrir.


Sígueme en tuiter: @vlatido
Mentas: vlatido@gmail.com
www.zzapping.blogspot.com
www.facebook.com/vlatido